martes, 28 de abril de 2009

La espada de Bolivar


este fingido
y todos

caen
como lluvia
ácida
sin trip
sin gracia
perforándonos

inundándonos
los huesos
y las ideas
y la piel
y los sueños

que deben ser:
o llorables
o rentables
o proféticos
señor generalísimo cheguevariano!

(sudamericanos decimos mintiendo)

sabiendo que somos
vacas muriéndose en la pampa
gomas de auxilio resecas al sol
rodeadas
por premonitorios voladores:

buitres
mosquitas
burócratas
creyendo
en toda esta mierda
a la que le llaman:
0
0
0







1 comentario:

Anónimo dijo...

y bolivar?