miércoles, 6 de mayo de 2009

Cartola o la alegría brasilera

el choro saudadiano
teclea sus primeras
y nos mira de reojo
con una sonrisita
apestosa y amarillenta

enseguida los pelitos de nuestra nariz
empiezan a impregnarse
de huasca masturbatoria
brasilera

nos inunda
pegajoso el aliento
el calor de su sangre
excesiva

impertinente

nos asfixia
hasta desvanecernos

tirados en el piso
semidesnudos
harapientos
y golpeados:

barrera del tren
parque amanecido
interneteano
sub 11
padre abuelo
estupro talibán
sanjuanino
frutillita desvirgada
por hordas de vecinos
justicieros
dios y su madre
en las camisetas
pegadas
a las negras
tetotas

una y otra
vez
nos hipnotizan
para violarnos

la belleza del descontrol



No hay comentarios: