jueves, 13 de agosto de 2009

La vida en el desierto

un brote repentino
de floración es
lo que todo habitante
del desierto
desea

la metamorfosis de las piedras
teñidas ahora por la hierba
abre impensadas opciones
para el deleite

los eslabones alimenticios
se encadenan
complacidos y orgullosos
del lugar que les toca
como si nunca hubiesen
querido ser otros

los adultos alados
despiden feromonas
y todos se conforman
con una muestra efímera
de perfección:

los picos excitados
sodomizan a las flores
los dientes afilados
escurren su sangre
y el estado de alerta
se suspende

momentáneamente
naturalmente
desgraciadamente
hasta que todo cesa
y se revierte:

la vida de los diminutos
se evapora con el agua
y el murmullo alegre
se vuelve silencio y furia
cálculo y secretos

la piedra recobra
su destino de piedra
y en su eterna confabulación
con el tiempo
propone excusas nuevas
para nuestra
frustración


0

2 comentarios:

Anónimo dijo...

EXELENTE DOC!!!!!! DE LO MEJOR, UN TRIP....UHAUHAUHAUHA!!!!!

leponauta dijo...

si loco, buenísimo.